Y si era cierto que se podría construir el estadio

Toda una novela parecía ser la historia que se selló esta semana con la firma de traspaso de fondos del Gobierno Regional al municipio de Los Ángeles.

Todo comienza cuando la presidenta Michelle Bachelet anuncia un estadio nuevo para varias comunas de nuestro país, entre ellas la capital de la provincia de Bío Bío.

Bastó ese anuncio para que no pocas voces comenzaran un trabajo sostenido en estos cuatro años de desaliento y premoniciones agoreras que quedaron en el tacho de la basura.

Independiente de cualquier opinión u observación, la construcción de un estadio con estándares Fifa, además de un parque en su derredor, va a pasar a la historia de los proyectos de la comuna y provincia por su envergadura.

Y esas voces, que encontraban imposible conseguir los recursos, que estaban en desacuerdo con el terreno, con el proyecto, con que fueran muchos los fondos desde el GORE, que descubrían supuestas mentiras en el proceso, y un largo etcétera, a veces lograban traspasar los distintos sectores involucrados.

Así, hubo consejeros regionales que anunciaban un máximo de 3 mil millones y algo de financiamiento desde el Gobierno Regional.

Al final, en la raya para la suma, se superaron las excesivas exigencias de distintos estamentos gubernamentales para autorizar el proyecto (esto a decir del propio Alcalde Krause), se superaron los requerimientos ambientales y viales, se logran los recursos del nivel central, se firman los recursos desde el GORE y se prepara el camino para las licitaciones respectivas y la construcción de la que será una postal de acceso a Los Ángeles desde la ruta de la madera. Lo que tenemos claro es que nosotros, nuestros hijos y no nuestros nietos como vaticinaba más de alguno, alcanzaremos a decir que vimos terminado el estadio.