Hospitales de Los Ángeles y Santa Bárbara usan sistema de eficiencia energética

Un aporte al medio ambiente y un ahorro económico significa la implementación de un sistema solar térmico para la generación de agua caliente sanitaria y de energía eléctrica, respectivamente, en el Hospital de Santa Bárbara y el Complejo Asistencial de Los Ángeles, convirtiéndolos en establecimientos innovadores y referentes de muchos países, según la ONG internacional “Salud Sin daño”, que impulsa la Agenda Global de Hospitales Verdes y Saludables.

Esta Agenda Global apoya los esfuerzos existentes en todo el mundo con el objetivo de promover una mayor sostenibilidad y salud ambiental en el sector de la salud, por esta razón, su coordinadora técnica y referente en Latinoamérica, Antonella Risso, junto a Marcela Medina referente de Gestión Ambiental del Ministerio de Salud visitaron, en un recorrido por la zona, los hospitales de Santa Bárbara y Los Ángeles para constatar en terreno la implementación y funcionamiento de los paneles solares que estos centros de salud poseen.

Estas iniciativas, apuntan directamente a la política de eficiencia energética de gobierno, a través de la incorporación de “hospitales verdes y saludables” que es una evolución a un nuevo tipo de “hospital”, utilizando alternativas de energía limpia y renovable, recogiendo el concepto de eficiencia energética y, por supuesto, más amable con el medioambiente. Es así, como Marcela Medina, referente de Gestión Ambiental del Ministerio de Salud, señaló que “los centros de salud son grandes consumidores de energía, por eso, cuando se toma conciencia de la situación y se hace un cambio, se trabaja por un concepto más global de lo que es la salud, que es tremendamente positivo, ya que genera menos contaminación y genera un ahorro”, manifestó la referente ministerial.

Para estos hospitales de la Red Asistencial, esta energía alternativa supone una inversión, pero que suma beneficios. Así lo explicó, la directora del Servicio de Salud Biobío, Dra. Marta Caro, quien señaló que “la incorporación de este sistema ha permitido reducir el gasto en el consumo de gas y energía eléctrica, pero además permitiendo un funcionamiento más autónomo de estos servicios en los establecimientos”. Agregó además que “esto se enmarca en nuestra línea de trabajo, que da cuenta la dirección hacia donde queremos enfocar nuestro accionar. Debemos ir acorde a la labor que se realiza para lograr “hospitales verdes y saludables”, potenciando el uso de energías renovables”, comentó la directora de salud.

Estos sistemas, que se encuentran en funcionamiento en los Hospitales de Los Ángeles y Santa Bárbara, han convertido a este último en pionero en el 2014, año de su instalación, lo que ha servido de ejemplo para muchas iniciativas que se han replicado en otros países. Para Antonella Risso, coordinadora técnica de “Salud Sin daños” en América Latina, nuestro país ha marcado la pauta de la Agenda Global, muestra de eso es la incorporación de esta tecnología capaz de minimizar las necesidades energéticas en hospitales de la provincia, “para nosotros estos hospitales han sido innovadores, en el caso de Santa Bárbara además ha sido pionero y ha derribado esquemas, como la idea que la mayoría tiene de no incorporar paneles solares en zonas con climas fríos. Este hospital ha derribado esta barrera, por esta razón, se ha convertido en inspiración para muchos otros establecimientos y nosotros lo ocupamos de ejemplo para decir que en el sur del mundo, en sectores fríos, se puede, es rentable y funciona”, así lo manifestó la representante de la entidad internacional.

El Complejo Asistencial, haciendo eco del tamaño del recinto contempla 308 paneles solares fotovoltaicos, permitiendo un ahorro en el consumo eléctrico y monetario de $12.500.000 anuales, mientras que el recinto Santa Barbarino posee 16 paneles solares sobre su techumbre para producir agua caliente, que son acumulados en cuatro termo-estanques, capaces de suministrar agua caliente a la central de alimentación y a las duchas del área de hospitalización, beneficiando a pacientes y funcionarios.

Salud Sin daño” es una organización que busca transformar el sector salud a uno que no sólo no contamine, sino que contribuya a generar ambientes saludables para todos. Por eso, para Antonella Risso esta visita ha sido muy fructífera “nos llevamos una muy buena impresión del trabajo que se está realizando en los Hospitales de Santa Bárbara y Los Ángeles, donde sus profesionales están muy comprometidos con una salud más global, ojalá muchos más establecimientos en el mundo puedan replicar lo que se hace en estos hospitales”.