Conaf fiscalizó las primeras quemas agrícolas en la región

El pasado lunes 19 de marzo se levantó la restricción al uso del fuego para la eliminación de desechos agrícolas en toda la Región del Biobío. Es por ello que la Corporación Nacional Forestal, CONAF, junto con precisar que todas las faenas de quema de desechos deben ser registradas en cualquiera de sus oficinas provinciales, se encuentra realizando las fiscalizaciones correspondientes en aquellos sectores que pudieran resultar más complejos.

Y es que, habitualmente a partir del mes de marzo, los propietarios de predios agrícolas necesitan preparar sus terrenos para la próxima temporada de siembra, y uno de los métodos de preparación de esos suelos es el uso del fuego para la eliminación de residuos vegetales que quedan después de faenas agrícolas.

Tras el levantamiento de la restricción, que rigió durante todo el verano producto del alto riesgo de incendios forestales, CONAF comenzó a registrar los avisos de quema por parte de los agricultores, y junto con ello, la fiscalización de aquellas faenas de quema que pudieran generar algún tipo de complicación, porque tienen un mayor riesgo, según el sector donde se ubican, tipo de combustible a reducir, superficie a quemar y otros.

El jefe de operaciones del Departamento de Protección contra Incendios Forestales de CONAF, Gonzalo López, informó que “especialmente en los casos de aquellos terrenos que se encuentren a orilla de carretera, en caminos principales o vecinos a predios forestales, nosotros fiscalizamos que estén construidos los cortafuegos, que se cuente con el personal que se indicó en el registro de quema y también avisamos a Carabineros, para que toda la faena de quema se efectúe dentro de la normalidad y que no revista peligro a terceros, principalmente en el caso de carreteras”.

López agregó que, dependiendo del lugar y extensión de la faena de quema, CONAF envía a alguna brigada de combate de incendios forestales para que este atenta en caso de cualquier situación compleja: “Por eso es vital que los agricultores registren sus faenas en nuestras oficinas, porque de esa manera sabremos sus horarios de quema, y a la vez no se exponen a multas por no cumplir con la legislación”.

Una de las jornadas de quema más complejas fue la que se realizó en el predio San Juan de Dios, ubicado en la comuna de Mulchén. Esto porque dicho campo colinda con predios forestales y porque la extensión de la quema superaba las 400 hectáreas de desechos agrícolas. El oportuno aviso de su propietario permitió coordinar la fiscalización conjunta en forma terrestre de  CONAF, Carabineros y las empresas forestales Mininco y Comaco (vecinas al lugar), de modo de que la ejecución de la quema se realizara en completa normalidad y sin peligro de generar un incendio.

De igual manera se fiscalizaron las medidas de protección para posterior faena de quema en el predio La Rosa, ubicada en el sector Colliguay, en Chillán Viejo, donde se corroboró la construcción de cortafuegos y personal suficiente para desarrollar la actividad.

Adicionalmente,  CONAF complementó esta acción con una fiscalización aérea, de tal manera que, ante cualquier situación de quemas fuera de control o quemas ilegales, de inmediato el personal técnico a bordo del avión da el aviso para realizar las coordinaciones necesarias con Carabineros, en caso que corresponda. Dicho procedimiento se realizará periódicamente para contar con una mejor fiscalización y ejecución de las quemas.

La legislación vigente faculta a la Corporación, a través del Decreto Supremo 276/1980, del Ministerio de Agricultura, para establecer medidas de utilización del fuego en forma segura y sólo como quema controlada. En mayo del año 2016, se publicó en el Diario Oficial el Decreto Nº 34, el cual modifica el Decreto Supremo 276/1980, haciendo extensivo a todo el territorio nacional.