Oposición criticó ausencia de gobernadora de Biobío a una semana de llegar al cargo

El 12 de marzo, en una cita simbólica y republicana, el gobernador de Biobío saliente, Luis Barceló, entregó el mando a la gobernadora entrante, María Teresa Browne.

La ceremonia estuvo marcada por recomendaciones de Barceló a Browne, entre ellas, que al ser un servidor público sus compromisos personales e íntimos se verían afectados, pues el cargo (entendimos los presentes), requiere la máxima dedicación.

En sus primeras palabras como gobernadora, Browne dijo que mantendría la política de puertas abiertas impulsada por su predecesor.

Tras la solemnidad y finalizado el punto de prensa, los asesores de la nueva autoridad le recordaron un tema pendiente, por lo que una vez más se encendieron las cámaras y las grabadoras, había que escuchar.

El tema era simple, Browne contó a los medios de comunicación que había negociado (con el Presidente Piñera), una semana de permiso, pues tenía compromisos personales contraídos con anterioridad a su designación. La autorización contempló 5 días hábiles entre el lunes 19 de marzo y el viernes 23. Desde la gobernación, su equipo confirmó su retorno para este lunes 26.

La polémica

Hasta ahora, la versión oficial de la ausencia de María Teresa Browne como gobernadora de Biobío, es la que dio ella.

Desde la oposición insisten que está de vacaciones, otras fuentes de Biored Noticias hablan de problemas de salud y otras que está cerrando sus compromisos laborales anteriores a la designación, por lo que no existe claridad en torno a las razones del permiso.

Las discusiones pasan, otra vez, (como en el caso de los funcionarios de confianza del gobierno anterior que no dejan sus cargos en esta nueva administración), por un tema ético: ¿ es o no correcto para un funcionario público designado ausentarse a una semana de llegar a un puesto tan importante como una gobernación?.

La respuesta es personal y obedece a la satisfacción de las necesidad morales de cada uno. El inconveniente y la razón de la polémica, obedecería entonces a que ¿Browne es gobernadora y que debió privilegiar su servició público antes que los temas personales?.

Preguntas que solo tendrán contestación cuando la autoridad regrese de su permiso.

Críticas del MAS, radicales y comunistas

La oposición está en alerta y si bien, han tenido un bajo perfil en el tema, ya avisan que cuestionarán su ausencia.

El problema es que están desinformados y no saben las razones del permiso, lo que también pone en evidencia sus problemas para actuar como fiscalizadores del trabajo del nuevo gobierno.

Así las cosas y sabiendo que nadie tiene certeza de la causa del ausentismo de Browne, el presidente regional del Partido Comunista, Iván Quintana,indicó que el permiso es cuestionable pues dijo que: “cuesta tener opinión por lo asombroso de la situación, espero que al menos sean con cargo a su anterior trabajo. Me parece más que inconveniente y no debería estar de vacaciones habiendo asumido tan recientemente”.

En tanto, el presidente regional del MAS, Leonardo Gutiérrez apuntó a todo lo acontecido en torno a la gobernación, al indicar que: “ todo lo que se está haciendo en Biobío hasta la hora ha sido muy mal diseñado. Primero colocan a un Gobernador del PRI que debe renunciar por las presiones de la UDI, ahora colocan una gobernadora que a los 3 ó 4 días de haber asumido se toma dos semanas libres por temas personales.No miramos con buenos ojos lo que ocurre. Esperaríamos que todas las autoridades posterguen los intereses personales por los intereses colectivos. El presidente Piñera siempre menciona que este será un gobierno de excelencia. esta no es la forma de demostrarlo”.

Mientras que el presidente regional del Partido Radical Social Demócrata, Javier Belloy, junto con lamentar la ausencia de la nueva autoridad, dijo que: “me parece increíble, fuera de toda lógica, es más, hasta sorprendente que la actual gobernadora de la Provincia de Biobío, María Teresa Browne se tomara días de permiso.”.

Agregó que “ si ella no había tomado vacaciones, antes del 11 de marzo, no es responsabilidad del gobierno ni de del Estado y menos aún de la Provincia de Biobío”