Crecen críticas a funcionarios de oposición que siguen en cargos de confianza

Las leyes los amparan, tienen contrato hasta diciembre de 2018 y, bajo esa lógica, pueden permanecer en sus puestos, sin embargo están del gobierno pasado, por lo tanto son oposición al Presidente Sebastián Piñera.

El tema no sólo ocurre en la Provincia de Biobío, es nacional.

Las nuevas autoridades están enfocadas en conocer y trabajar desde sus puestos, pero con la espina en el zapato, esperando seguramente, una instrucción de La Moneda, para pedir los cargos y negociar las salidas de los funcionarios que quedaron de la administración Bachelet.

En la Provincia de Biobío

El caso del ex jefe de gabinete del ex gobernador, Luis Barceló es el emblemático.

Marcelino Rivera es militante socialista, partido cercano a Barceló. Llegó a manejar la agenda del ex gobernador como profesional y por su trayectoria al interior de la colectividad, a la que también pertenece Michelle Bachelet.

Como persona de confianza y militante de un ex partido gobernante, lo lógico es que dejara su cargo el 11 de marzo, sin embargo la jurisprudencia lo protege como trabajador del Estado, por lo que su salida debiera darse, de forma legal, en diciembre de 2018, cuando termine su contrato.

Aquí es donde entran las discusiones éticas que caen por su propio peso y donde las razones no pueden juzgar la moralidad de los otros, pese a todos los argumentos lógicos.

La actual administración

Desde la gobernación de Biobío, aún existe silencio por el tema.

La gobernadora, María Teresa Browne esta con permiso especial negociado con La Moneda antes de asumir el cargo, por lo que no hay pronunciamiento oficial en la materia.

Fuentes de BioredNoticias, confirman que no ha existido diálogo entre los funcionarios que quedaron del gobierno de Bachelet y la nueva autoridad. Así las cosas, no hay respuesta y todo sigue igual.

Luis Barceló

El ex gobernador de Biobío decidió alejarse del mundo público para dedicar tiempo a su familia y sus asuntos particulares, sin embargo tienen una opinión sobre quienes siguen en puestos de confianza.

Desde su visión republicana, la ex autoridad analiza el tema desde el punto de vista ético, pues considera que no es bueno.

No obstante, se detiene apuntando a otros profesionales que siguen trabajando y que no realizaron funciones de confianza o políticas, sino más bien relacionadas a sus conocimientos, es decir, los técnicos. Bajo esta lógica apunta a que no sería bueno usar la “arbitrariedad administrativa y el sectarismo político” para pedirles sus renuncias, pues no entran en la categoría de “funcionarios de confianza”.

Queda claro, entonces, que no comparte la decisión de quienes fueron sus personas de confianza mientras se desempeñó como gobernador de la Provincia de Biobío.

La UDI

Para el presidente distrital de la UDI en Biobío, Bernes Toloza, el tema es simple. Todos los funcionarios de confianza del gobierno pasado deben renunciar.

En conversación con BioredNoticias, Toloza fue claro al decir que hacen un enérgico llamado para que presenten la renuncia a sus cargos “ ha pasado más de una semana que asumió el nuevo gobierno y lamentablemente aún están en algunos cargos personas que ocuparon cargos políticos en el gobierno anterior”.

Agregó que “es lamentable y por lo tanto los invitamos a renunciar a sus cargos”.

Toloza, habló en forma particular de la gobernación provincial y aclaró que “el Presidente, Sebastián Piñera, tiene el legítimo derecho de trabajar con sus colaboradores de confianza y con aquellas personas que representan las ideas de Chile Vamos”.