Actividad de la construcción regional aumentó en 6.1 % en enero

El Índice de Actividad de la Construcción Regional (INACOR) experimentó un aumento de un 6,1% en enero en la región de Biobío, de acuerdo al informe elaborado por la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), donde además, se precisó que el Índice Mensual de Actividad de la Construcción (IMACON), registró un alza anual de 4,4%, lo que constituye la tercera variación positiva de este indicador tras catorce meses consecutivos anotando cifras negativas.

El gerente de Estudios del gremio, Javier Hurtado, señaló que “este es el mejor resultado que registra la actividad de la construcción desde marzo de 2016 y se explica tanto por un efecto estadístico de menores bases de comparación como por un mayor crecimiento en los indicadores de ventas de proveedores y despachos físicos industriales”.

En tanto, Sergio Torretti, presidente de la CChC, señaló que “estamos confiados en que las mejores expectativas de los agentes económicos se traducirán en la reactivación de proyectos y en la generación de nuevas iniciativas de inversión, lo que favorece nuestra actividad sectorial y el crecimiento de todo el país. En este contexto, es importante seguir potenciando la alianza público-privada y eliminar barrera que dificultan innecesariamente la ejecución de proyectos”.

Para Marcelo Melo, presidente del gremio en Los Ángeles, el aumento de este indicador es consecuente “con el alza experimentada en los permisos de edificación en nuestra provincia y el uso de insumos para la construcción, lo que sin lugar a dudas, cambia la tendencia negativa que se venía experimentando. Tanto el mercado inmobiliario privado como las viviendas con financiamiento público contribuyen a esta alza y esperamos que próximamente se concreten obras de infraestructura de relevancia en Biobío”.

ANÁLISIS DE LOS SUBCOMPONENTES DEL IMACON

El empleo sectorial registró en enero una caída anual de 0,5%, luego de dos meses continuos de expansión. El empleo dependiente descendió 1,5% en doce meses, lo que significó la destrucción de casi 7.000 plazas de trabajo en un año, mientras que los ocupados por cuenta propia retrocedieron 0,5% anual.

En enero, el índice de ventas de proveedores avanzó 10,1% en doce meses, siendo el tercer crecimiento interanual consecutivo tras 18 meses de contracción. En tanto, el índice de despachos de materiales, que aproxima la demanda de materiales de obra gruesa, experimentó un aumento de 2% anual, dejando atrás 16 meses de continuas contracciones.

La actividad de contratistas generales retrocedió en enero 6,7% anual, resultado que se condice con la disminución de la actividad de obras civiles y montaje –ítem preponderante en la composición de este indicador– y de movimiento de tierras, que se mantienen en niveles bajos durante el presente mes, aunque con una leve recuperación en el margen.

La aprobación de permisos de edificación disminuyó en términos anuales, ubicándose bajo el nivel promedio del período 2011-2016. Según cifras preliminares, la superficie aprobada para la edificación registró una variación anual de -10,8%. En esta ocasión, tanto los permisos con destino habitacional como no habitacional evidenciaron una caída anual durante el mes.