Sence regional recibió a mujeres microempresarias que crecieron a su alero

Bajo el marco del Día Internacional de la Mujer, que se conmemora este jueves 08, el Sence Biobío se reunió con mujeres que se capacitaron y que gracias a su esfuerzo, dedicación, constancia, el apoyo de sus familias y el Sence hoy están trabajando de manera formal o bien iniciaron un emprendimiento.

La actividad fue organizada por Sence Biobío y encabezada por el director regional de esta entidad, Daniel Jana Torres, quien saludó y escuchó a cada una de las felices asistentes, la Gobernadora Provincial e Concepción, Andrea Muñoz quienes compartieron sus experiencias durante un distendido desayuno, recibieron el saludo de la autoridad y de sus empleadores que participaron de la jornada, destacando en la ocasión la Presidenta de Festramet, Lorena Arias, quien como mujer dirigente de esta Federación (compuesta en su mayoría por hombres) hizo un llamado a las mujer a ocupar el lugar que se merecen en la sociedad.

En la oportunidad el Director del Sence informó que en cuatro años de Gobierno, el Sence regional, sin considerar Impulsa Personas, ha capacitado a 36.127 mujeres a través de sus distintas líneas, de las que 27.363 se han capacitado a través del +Capaz, lo que nos llena de orgullo ya “que hoy podemos ver en sus rostros y a través de vuestros testimonios que el trabajo del Gobierno dela Presidenta Michelle Bachelet ha dado los frutos esperados”, sentenció Daniel Jana.

Una fecha histórica

El Día Internacional de la Mujer fue institucionalizado por la ONU en 1975 y conmemora la lucha de la mujer por su participación, en pie de igualdad con el hombre en la sociedad y en su desarrollo íntegro como persona. Se celebra el día 8 de marzo.

Pero esta fecha en particular no es arbitraria, más bien tiene un largo camino recorrido y han sido distintos sucesos en el siglo XIX y XX los que han llevado a que se conmemore y recuerde la efeméride tal como la conocemos.

Uno de ellos se remonta al 8 de marzo de 1857, cuando cientos de mujeres de una fábrica de textiles de Nueva York salieron a marchar en contra de los bajos salarios, que eran menos de la mitad a lo que percibían los hombres por la misma tarea.

Esa jornada terminó con la sangrienta cifra de 120 mujeres muertas a raíz de la brutalidad con la que la policía dispersó la marcha. Eso llevó a que dos años después, las trabajadoras fundaran el primer sindicato femenino.