Seremi y carabineros fiscalizaron a transportistas escolares

La fiscalización, a modo de ejemplo, se realizó en San Pedro de La Paz, pero se hace extensiva a todos los transportistas de Biobío.

Hasta la Corporación Cultural de San Pedro de la Paz llegaron cerca de 100 conductores de furgones escolares de dicha comuna para recibir una charla inductiva en temáticas relacionadas con prevención, fiscalización y normativa del transporte escolar.

Además ellos se sometieron a una exhaustiva fiscalización voluntaria, la cual fue realizada por los inspectores de la Seremi de Transportes y Carabineros.

El Seremi de Transportes, César Arriagada, advirtió que estos servicios deben estar inscritos en un registro nacional del Ministerio de Transportes (MTT) y contar con un certificado respectivo. Señaló además que el conductor debe portar una tarjeta con su identificación y tener licencia A-1 antigua o A-3.

Agregó que en la Región del Biobío hay inscritos 3 mil 609 vehículos de Transporte Remunerado de Escolares con un promedio de antigüedad del vehículo de 8 años.

Los padres son los primeros fiscalizadores del transporte escolar, por lo tanto, el llamado es a que sólo contraten servicios inscritos en el Ministerio. Es necesario que los apoderados sepan quiénes son las personas que trasladan a sus hijos y que se preocupen de que estos vehículos cumplan las exigencias estipuladas por la ley”, sostuvo la autoridad. 

Por su parte, el director de Seguridad Pública del municipio de San Pedro, Andrés León, indicó que los furgones que pasaron la revisión fueron identificados con un logo para que los padres y apoderados puedan distinguir y preferir este servicio.

Estadísticas

Es importante informar que entre enero y diciembre de 2017 personal de Fiscalización de la Seremi de Transportes realizó 3 mil 223 controles y cursó 308 infracciones en toda la región.

Cabe destacar también que desde el 2014, las multas para quienes sean sorprendidos realizando transporte pirata aumentaron. Hoy ellos se arriesgan a recibir una multa que fluctúa entre las  3 a 15 UTM. Y si son reincidentes, arriesgan una sanción pecuniaria entre 5 y 20 UTM.

Recomendaciones para los padres:

Que el transportista escolar esté inscrito en el Registro Nacional de Transporte Escolar y cuente con el certificado respectivo.

El conductor debe portar una tarjeta identificatoria con sus datos personales y tipo de licencia con la que cuenta (debe ser profesional clase A1 antigua o A3).

Si el año de fabricación del vehículo es del 2007 en adelante, todos los asientos deben tener cinturón de seguridad.

Si van más de 5 niños preescolares, el conductor debe ir acompañado por un asistente.

Se sugiere a los apoderados establecer un contrato con los transportistas escolares para tener constancia del servicio que están contratando.

Los vehículos con peso igual o superior de 3.860 kg y hasta 5.500 kg, podrán ser blanco o amarillo.

El letrero podrá reemplazarse, siempre y cuando, cuente con una identificación visible que diga “Escolares” ubicada en el costado inferior derecho de la luneta o ventanas posteriores y en la parte inferior de una de las ventanas laterales del vehículo, en ambos costados, con excepción de la ventana del conductor y acompañante.

También debe contar con una luz estroboscópica en el techo o cinta retro reflectante en ambos lados del vehículo y toda su documentación debe estar vigente (revisión técnica, análisis de gases, permiso de circulación y seguro obligatorio).

La capacidad máxima de pasajeros debe ser informada al interior del vehículo y respetada por el conductor. Los asientos deben ir hacia el frente y con un respaldo igual o superior a los 35 cms.