Hablemos de la exportación de seres humanos como bienes comerciales

 

La principal riqueza de Haití es su gente, y ha encontrado una forma inteligente de sacarle provecho, la exporta…

Haití no tiene ni los recursos naturales ni el dinero necesario para reconvertir su matriz productiva, pero tiene muchísima gente trabajadora, incluso con formación técnica o profesional.

Por años, esta gente ha salido a distintos paises en forma masiva, y recientemente a Chile, producto de la buena situación chilena, lo acogedora y pacífica de su gente y lo fácil de ingresar y permanecer en nuestro país.

Entonces, ¿qué gana Haití con esto?……mucho dinero, dinero que es enviado desde distintos países, ahora incluído Chile, a familiares que permanecen en la isla.

Esto no es nuevo respecto de otros inmigrantes, todos lo hacen, incluso los chilenos que se van a otro país lo hacen. Lo nuevo es la escala y la logística de la migración. En la práctica, es la creación de una nueva industria nacional…la exportación de humanos para el trabajo remunerado.

Haití gana porque su industria y comercio se vitaliza con el consumo generado por el nuevo dinero inyectado a su economía, los paises que los reciben ganan porque reciben mano de obra, a veces calificada, más barata y mas compronetida con su trabajo (la agricultura de temporada es un ejemplo).

Pero sin duda hay efectos adversos, servicios sociales mas exigidos, bandas delictuales que los explotan, alza de precios de ciertos bienes y servicios producto de su mayor demanda por los inmigrantes, etc.

¿Qué hacemos entonces?, ¿aumentamos las barreras físicas y administrativas para dificultar o impedir su ingreso?…no parece un camino ético, ni siquiera realista.

Lo que nos queda, es institucionalizarlos, de manera que paguen sus impuestos, respeten las leyes y sean una contribución al desarrollo de la nación, como lo han sido todos los demás inmigrantes que han llegado a nuestro país a lo largo de sus poco mas de 200 años de vida republicana.

Si se requiere nuevos impuestos especiales, es revisable, si se requiere mejor control de sus antecedentes policiales, es conveniente estudiarlo (y de paso también a nuestra exportación de rateros y lanzas que tanto nos prestigian internacionalmente).

Nuevas realidades requieren nuevas soluciones, no negarnos a los echos ni menos a las oportunidades, en este caso, de recibir trabajadores esforzados y deseosos de ganar su sustento aportando con su obra de mano, al desarrollo de Chile.

Eduardo Vivanco González
Secretario Nacional de Regiones.
Partido Radical de Chile

 

NdeR: El titular del artículo fue creado por la redacción de BioredNoticias