Marcos Espinoza Mellado…un hombre de unidad.

Por: Víctor Pérez Varela

Senador de la República

 

La jornada de este lunes tuvimos que lamentar el sensible fallecimiento de Marcos Espinoza Mellado, histórico  militante de la Unión Demócrata Independiente –UDI-, quien desarrolló una relevante labor entre los años 2010 a 2014 como presidente del partido en el distrito 47. 

Marcos, sin duda, deja una importante huella en el mundo de la política y la acción social, a través de su férreo compromiso con el desarrollo de nuestra  provincia de Biobío, la región y el país.

Desde mi labor como Senador, fueron múltiples las oportunidades en las que pude ver el trabajo desarrollado por este hombre de espíritu conciliador que siempre buscó la unidad del partido por sobre todas las cosas, lugar, desde donde plasmó su sello de vocación social.

En todos sus años como militante de la UDI, Marcos Espinoza, demostró su apoyó a todos y cada uno de quienes tenían vocación por el mundo de la política y del trabajo social, además, y de manera incesante buscó la unidad a través de cada una de sus acciones con el claro objetivo de establecer acuerdos.

Hombre recordado  por sus tertulias políticas, en las que incluía no sólo a  personeros y militantes  de la UDI, sino que también a todos quienes tuvieran ideas que aportar.  En dichas instancias siempre buscaba más allá de la contingencia, el conocer las necesidades y requerimientos de la comunidad,  para así desarrollar un trabajo de excelencia que  siempre tuvo como eje central la labor social.

Los jóvenes, siempre fueron una de sus principales preocupaciones, señalando incansablemente que ellos eran el germen del futuro de la UDI, por ello, no tengo duda de que hoy existe toda una generación que tiene mucho que agradecer a la figura de este líder político y social, por haber abierto caminos y oportunidades para que ellos, pudieran ingresar al mundo de la política y por sobre todo al mundo del servicio social.

Marcos Espinoza, no sólo destacó en el ámbito político, sino, que además desarrollo su vocación social en su querida Santa Bárbara -ciudad de donde era oriundo-, como presidente de diversos organismos e instituciones como la Fundación Cadis de Santa Bárbara, que reúne a personas con discapacidad; el Instituto O’higginiano de dicha comuna; al igual, que como Director Administrativo del Colegio Araucaria School de Santa Bárbara, establecimiento educacional, donde procuró dar acceso  a muchos estudiantes de escasos recursos.

En este momento de dolor y pesar  mis condolencias a toda su familia y en especial a su esposa,  María Josefina Pérez,  a su hijo, Juan Pablo Espinoza, y a todos quienes tuvieron la posibilidad de compartir con Marcos Espinoza Mellado, un gran hombre y líder  político, que deja una importante huella, centrada en el trabajo, la responsabilidad y por sobre todo en la búsqueda de la unidad, un legado no sólo para nuestro partido –UDI-, sino, que para toda la provincia de Biobío.