Actividad de la construcción regional acumula una caída de un 1,8% anual

La actividad de la construcción en la región del Bío-Bío, sigue presentando cifras negativas, esto tras conocerse los resultados del Índice de la Actividad de la Construcción Regional (INACOR) que acumula una caída de un 1,8% anual, a pesar del pequeño incremento que experimentó durante el mes de septiembre de un ,04%. Asimismo, el Índice mensual de la Actividad de la Construcción Nacional (IMACON), elaborado por la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), registró un retroceso de 1,5% anual en septiembre, cifra que, aun siendo negativa, refleja una significativa moderación respecto de las consecutivas caídas que ha venido experimentando el sector desde hace trece meses.

Marcelo Melo, presidente de la CChC Los Ángeles, explicó que el retroceso en el indicador es consecuencia de lo que ha ocurrido durante el año, donde en términos generales la baja en la aprobación de permisos de edificación, la menor utilización de insumos para la construcción y la caída de la contratación de la mano de obra inciden en estos resultados; a pesar que durante el mes se vivió un incremento, este no contrarresta el efecto a la baja que lleva el indicador en casi 10 meses.

Por su parte, el gerente de Estudios del gremio, Javier Hurtado, señaló que el resultado nacional “es coherente con el efecto de menores bases de comparación, el menor ritmo de contracción en los indicadores de demanda de materiales y los primeros efectos de una política monetaria expansiva, además de expectativas menos pesimistas de los empresarios de la construcción respecto de 2016”.

En tanto, Sergio Torretti, presidente de la CChC, sostuvo que, pese a lo anterior, “han mejorado las expectativas respecto del comportamiento de nuestra industria y de la economía en general y esperamos que la moderación en la caída de la actividad sectorial se consolide como una tendencia. Sin embargo, para que ello se concrete es clave que las autoridades –actuales y futuras– se comprometan a eliminar lo que a nuestro juicio constituye un exceso de burocracia en la tramitación y ejecución de los proyectos de inversión”.