Senador Felipe Harboe por Ley Sanna: “Nunca más un papá o mamá tendrá que dejar a su hijo solo por miedo a perder su trabajo”

Con total respaldo de las senadoras y senadores presentes en la sesión especial de Sala se despachó el proyecto que crea un seguro para el acompañamiento de los niños o niñas que padezcan cáncer, se encuentren en fase terminal de su vida, hayan experimentado un trasplante de órgano sólido o hayan sufrido un accidente de alto riesgo.

Este martes 10 de octubre se despachó desde la Sala de Sesiones del Senado el proyecto de ley que crea un seguro para que padres y madres puedan ausentarse de sus puestos de trabajo y recibir un subsidio para hacerse cargo de sus hijos e hijas en delicado estado de salud.

Con la presencia de la ministra del Trabajo, Alejandra Krauss, y el subsecretario de Salud, Jaime Burrows, la Sala dio apoyo unánime -mediante 27 votos- al proyecto conocido como ‘Ley Sanna’, generando grandes muestras de apoyo desde las graderías del hemiciclo, provenientes de integrantes de las organizaciones ‘Sin licencia para cuidar’ y ‘Oncomamás’.

El senador Felipe Harboe (PPD) expresó durante la sesión su total apoyo a la iniciativa, argumentando que “una sociedad que acompaña a quien está sufriendo, es una mejor sociedad. Una sociedad que tiene la capacidad de poder darle cobertura económica al padre o madre que está viviendo la enfermedad de un hijo o hija es una sociedad más solidaria”.

Asimismo, el parlamentario representante de la circunscripción de Biobío Cordillera y la nueva región de Ñuble agregó que “cuando una familia enfrenta la enfermedad de su hijo o hija, es una familia devastada, muchas veces con complicaciones familiares, emocionales, de vínculos, pero también económicas. No poder acompañar a un hijo en un tratamiento de enfermedad grave, por miedo a perder el trabajo, no es lo adecuado. A partir de este proyecto, la sociedad será un poco más justa y solidaria al darle protección laboral a aquellas mamás y papás que no podían acompañar a sus hijos enfermos por miedo a perder su trabajo. Me hubiese encantado que los empleadores hubiesen dado el permiso sin necesidad de ley. Sin embargo, hoy será un derecho.”

  Por su parte, María Andrea Céspedes, vocera de la organización ‘Oncomamás’, señaló que “era lo que esperábamos. La problemática de tener un hijo con cáncer es un drama que se suma al qué hacer con tu trabajo. Este aporte permite asegurar la fuente laboral y, por ende, los ingresos. Además, puede asegurar la previsión del niño y con ello, el tratamiento médico.  Estamos felices por este primer paso, ha sido un trabajo arduo y esperamos se resuelva prontamente en la Cámara de Diputados para poder tener esta ley vigente lo antes posible y apoyar a esas familias que aún no saben qué va a pasar con ellos. Es un pequeño alivio.”