“Ponte en mi lugar” concientiza a funcionarios y usuarios frente a la discapacidad

Una muy positiva respuesta tuvo la actividad “Ponte en mi lugar”, organizada por el Centro Comunitario de Rehabilitación (CCR) del CESFAM Norte junto al Centro Municipal del Integrado Visual (Cemivi).

La acción desplegada en este centro de salud familiar tuvo por objetivo sensibilizar a funcionarios y usuarios posicionándolos desde la perspectiva que debe enfrentar a diario una persona con discapacidad, sea ésta física, auditiva, cognitiva o, como se presentó en esta oportunidad, visual, explicó Claudio Yáñez, kinesiólogo del CCR.

“Estamos haciendo que la gente aprenda cómo ve el mundo una persona con discapacidad visual y qué alternativas o herramientas tiene para desenvolverse mejor en su ambiente, tanto con cosas tan simples como pedir una hora, encontrar un lugar donde atiende un médico o, simplemente, leer un panfleto”.

Paulina Beltrán, educadora diferencial de Cemivi, destacó el éxito de lo realizado y enfatizó en la necesidad de que ejercicios de este tipo se repliquen en otros espacios de la comuna.

“Para nosotros es súper importante sensibilizar a la comunidad angelina. Nosotros también realizamos actividades de éstas, pero jamás lo habíamos hecho en un consultorio así es que lo encuentro muy bien. La gente lo ha tomado súper bien, los funcionarios se han acercado y los usuarios también”.

Laura Retamal, usuaria del CESFAM, fue una de las personas que se sumó a esta recreación, valorando igualmente su ejecución.

“Buena, buena, porque yo tuve un familiar –que fue mi padre-, entonces yo lo viví en carne propia. Sé lo que se siente, al menos por la parte de mi padre, entonces yo lo viví junto a él”. 

ROL DE CEMIVI

El objetivo de Cemivi es apoyar la inclusión escolar de niños con discapacidad visual, con ceguera o baja visión. Atiende a todas las escuelas municipales, desde kínder a cuarto medio, apoyando actualmente a 14 alumnos en su camino a la educación superior.

La institución trabaja con aspectos específicos de la discapacidad visual, es decir, Braille, ábaco para matemáticas, uso del bastón y de ayudas ópticas; además de computación, lo cual se enseña en un aula con recursos especializados instalada en dependencias del liceo Coeducacional, donde funciona de lunes a viernes.