Estamos perdiendo el liderazgo en minería

Por Víctor Pérez Varela

Sendor de la República

Con preocupación nos hemos enterado que Perú toma nuevamente la delantera en materia de inversión minera. Para 2025, el vecino país tiene una proyección de 17 mil millones de dólares para nuevo proyectos.

Para el mismo periodo en Chile, se espera una inversión de 11 mil millones de pesos. Esto quiere decir que Perú nos supera en un 48%, lo que nos demuestra que estamos perdiendo competitividad.

Pero esta menor inversión en proyectos mineros no es casualidad. Esto es producto de las malas decisiones tomadas por el gobierno en materia económica y que ha generado incertidumbre en los inversionistas.

Claramente la reforma tributaria, los problemas que enfrentan los nuevos proyectos en su tramitación y las medidas económicas más restrictivas para el sector privado han provocado un ambiente en el cual el país es menos confiable.

Lamentablemente es justamente en estos casos donde podemos palpar en la práctica los efectos de un gobierno que pone dificultades, como el que hemos tenido en los últimos años.

A lo anterior tenemos que sumar que tampoco ha existido por parte de las autoridades una política de fomento a la producción minera, de hecho Codelco en estos 4 años ha enfrentado problemas de gestión.

Necesitamos con urgencia revertir esta situación para generar mayor interés por la minería en Chile y no seguir perdiendo terreno frente a nuestros países vecinos. No podemos quedarnos estancados.

Esta debe ser una de las tareas prioritarias para nuestros próximo gobierno, reencantar a los privados, para que vuelvan a confiar y a creer en Chile, de modo que puedan iniciar nuevos proyectos, que generarán empleo y riqueza para todo el país”.

 La Minería sigue siendo nuestro principal capital de riqueza, y tenemos que seguir aprovechando nuestros recursos, pero debemos incorporar mayor valor agregado, lo que se logra sólo con mayores inversiones.

Este es un tema estratégicos para los intereses del país, por lo tanto debemos actuar ante esta situación y no quedarnos a esperar que las inversiones vuelvan a nuestro país. Tenemos que tomar la iniciativa, lo que se hace con un gobierno convencido en que el desarrollo está en nuestro crecimiento económico, y para eso tenemos que cambiar la posición en la que hoy estamos.