Vendía droga a vista y paciencia de todo el mundo, pero no contó con que podía ser vista por Carabineros.

Una mujer vendía droga en su domicilio de la comuna de Laja,  entregando los pequeños envoltorios a través del cerco de su casa y recibía el dinero de la misma manera, por lo que las transacciones las hacía a la luz del día y frente a cualquiera.

La de este martes pasadas las seis de la tarde, era otra más de sus ventas y confiada como siempre, entregó y recibió como era su costumbre. Sólo que olvidó mirar a todos lados, pues si lo hubiera hecho, se habría percatado de la presencia de los efectivos policiales que realizaban un patrullaje preventivo a pasos de su domicilio. Al ver a los representantes de la ley, la mujer raudamente procedió a esconderse en su vivienda, aunque ya era demasiado tarde para ella y también para el comprador., que fue el primero en sufrir las consecuencias de su descuido. Los oficiales realizaron un control de identidad y un registro de las vestimentas del individuo, encontrando entre sus ropas cuatro envoltorios que contenían pasta base de cocaína.

Continuando con las diligencias, Carabineros obtuvo la orden de ingreso y registro del inmueble donde habitaba la mujer. En ese ejercicio encontraron sobre la mesa del comedor una pesa digital, y debajo de un cojín 9 celulares de diferentes marcas, 16 envoltorios, una bolsa con cannabis y trece mil pesos. La mujer no tiene antecedentes en tanto que el imputado no tiene causas vigentes.

La droga fue remitida al servicio de salud de Biobío, mientras que el dinero y otras especies se derivaron a la Fiscalía.

Los imputados fueron identificados como P.S.O.M, de 63 años y F.A.F.F, de 35, ambos domiciliados en Laja. Fueron puestos a disposición del Ministerio público.