No pudo con su conciencia. Hombre se entrega por el homicidio cometido a su amigo

La ira es difícil de controlar para algunos individuos en estado de embriaguez, ya que el alcohol les ayuda a desinhibirse y, por lo tanto, a dar rienda suelta a todo tipo de actitudes, sobre todo, si sienten que les están provocando. Pero si aún se tiene conciencia y el peso de un delito es más fuerte que el miedo a las consecuencias. Si aún queda un poco de humanidad, incluso en un asesino, es que ocurren casos come este.

El viernes 7 de julio, R.G.P.A. se encontraba compartiendo con un amigo. Ambos estaban tomando unos tragos y la conversación comenzó a subir de revoluciones transformándose en una discusión. El primero, indignado, tomó un hacha y comenzó a golpear de manera reiterada en el cráneo a su amigo, ocasionándole la muerte.

Al ver el resultado de su accionar y todavía bajo los efectos del alcohol, trasladó el cuerpo a unos 100 metros del inmueble donde se encontraban y lo cubrió con unos arbustos.

Toda esta información la recibió personal de guardia del Retén Trupán dependiente de la 4ta Comisaría de Santa Bárbara, el domingo alrededor de las 12:45 hrs,  cuando el propio individuo de 42 años, domiciliado en la comuna de Tucapel, llegó hasta las dependencias policiales para confesar su crimen y entregarse a las autoridades.

Personal de Carabineros llegó hasta la vivienda, donde encontró el cuerpo sin vida de S.T.P.M, de 47 años, tal como el inculpado lo narró.

Al lugar concurrió personal de la Brigada de Homicidios (BH) de la PDI de Los Ángeles. El cuerpo fue remitido al Servicio Médico Legal angelino.

El homicida confeso pasó a disposición del ministerio público.