Dios los cría y el diablo los junta. Mujer cayo presa por ir a preguntar por su pololo.

Dicen que cuando uno está enamorado es capaz de colocarse en riesgo por la persona que provoca ese sentimiento.

Eso fue lo que pensó la polola de un delincuente que fue arrestado por robo frustrado en la ciudad de Los Ángeles y que en tanto se enteró del hecho y olvidando los riesgos y demostrando su muy poca cordura,  partió a paso raudo a la 1ra Comisaría de Carabineros de la ciudad de Los Ángeles. 

Al llegar al lugar, quiso enterarse del estado de su amor y el por qué había sido detenido lo que seguramente sería un error y una injusticia, ya que el santo palomo del cual estaba enamorada jamás había hecho nada.

El Carabinero de turno la conocía y sabía cuáles eran las labores a las que esta mujer se dedicaba en su tiempo libre, que era mucho, por lo demás y le pidió la documentación para efectuar un control de identidad.

Los datos de la fémina fueron consultados y quedó al descubierto la orden de detención vigente que mantenía la mujer por el delito de hurto.

Obviamente, fue detenida de inmediato y al igual que el objeto de su adoración, fue puesta a disposición del ministerio público.

El “santo palomo” en tanto, había intentado sustraer un vehículo desde la calle Villagrán, y fue arrestado gracias a la descripción del afectado, quien había llegado a tiempo al lugar, para evitar el robo y ver al hombre, lo que permitió su posterior reconocimiento.