Con la cola entre las piernas se fue preso ladrón en Los Ángeles

Un vehículo solitario siempre es un botín ansiado por los malandras que pululan por la ciudad buscando la primera oportunidad para hacerse de él.

Esto le sucedió a J.A.V.V. domiciliado en la ciudad de los Ángeles, quien, al divisar el Jeep Suzuki Jimmy, estacionado en la calle Villagrán, seguramente sintió un hormigueo por la columna y cosquillas en las manos (los típicos signos de la ansiedad) y sin pensarlo dos veces, intentó abrir  la puerta trasera del vehículo. Tras varios intentos fallidos, fue hacia la puerta del conductor  e intentó abrirla con una llave que tenía en su poder, pero tampoco logró su cometido. A eso llegó el dueño del vehículo, quien al percatarse de que su preciada posesión estaba siendo amenazada, corrió hacia el lugar. El ladrón “patitas para que las quiero” emprendió la huida, sin mirar dos veces hacia atrás.

Minutos más tarde, mientras el propietario del jeep se recuperaba del susto, personal de Carabineros de la 1ª Comisaría de Los Ángeles que efectuaba un patrullaje por la misma calle, se cruzó con él y este, ni corto ni perezoso aprovechó de comentarles lo sucedido. La policía inició de inmediato una búsqueda para dar con este malandra y con la descripción dada y la compañía del afectado, en pocos minutos, al llegar a calle Janequeo divisaron al autor del hecho, (quien creyéndose a salvo, ya ni corría) y procedieron a la detención y revisión respectivas, donde encontraron en el interior de su vestimenta, la llave falsa que el individuo habría usado para intentar acceder al vehículo.

El malhechor no presenta antecedentes penales y fue puesto a disposición del ministerio público siendo formalizado por Robo Frustrado.