Aumentó en 300% sumarios en menor número de episodios críticos en Los Ángeles

A igual fecha el año pasado la SEREMI de Salud había iniciado 18 sumarios sanitarios por incumplimiento a las restricciones de alertas ambientales, en 19 episodios críticos. Este año ya van 54 sumarios, en 7 episodios críticos.

Este año, fiscalizadores de la Autoridad Sanitaria, en periodos críticos de calidad del aire, han patrullado más de 3.000 hogares, fiscalizado 231 viviendas e iniciado 49 sumario a casas, además de 5 sumarios a empresas, por incumplimiento a las restricciones que establece la normativa vigente durante periodos críticos de calidad del aire, esto en 4 Emergencias Ambientales y 3 Preemergencias.

El año pasado, en 5 Emergencias Ambientales y 14 Preemergencias, se habían iniciado 13 sumarios sanitarios a viviendas y 5 a empresas, lo que refleja una tendencia de la comunidad a no respetar la restricción establecida durante el periodo crítico de calidad del aire, especialmente el relativo a no encender estufas a leñas los días de Emergencia Ambiental, entre las 18:00 y las 00:00 horas.

Esto viene a marcar una tendencia creciente tanto en la cantidad de fiscalizaciones por parte de la Autoridad Sanitaria, como también en los sumarios que se cursan año a año, pasando de 19 en 2014, a 79 en 2015, y 108 en 2016.

El riesgo para la salud

Junto con el rol fiscalizador, en la SEREMI de Salud se ha efectuado durante todo el tiempo que se ha establecido el sistema de alertas ambientales para la ciudad de Los Ángeles los últimos años, una campaña tendiente a educar a la comunidad, respecto a los riesgos que representa en el corto, mediano y largo plazo, la exposición de las personas a la presencia de material particulado fino en el aire.

La norma de calidad primaria del aire para Material Particulado MP-2.5, establece los niveles de concentraciones sobre los cuales aumenta el riesgo para la salud de la población. Los niveles actuales de concentración ambiental de MP-2.5 en la comuna de Los Ángeles son principalmente por la utilización de leña y otros dendroenergéticos sólidos, tienen la posibilidad de generar graves efectos para la salud de la población, especialmente en el surgimiento de cuadros de enfermedades respiratorias crónicas y afectar las cavidades bronquiales del pulmón.

Por esto es muy importante que sumado a la permanente fiscalización de la autoridad sanitaria, la comunidad tome conciencia y responsabilidad de un correcto uso de sistema de calefacción a leña, que debe estar seca y que se respete las restricciones durante los periodos de Emergencia Ambiental, lo que va en resguardo de la salud de todos.