Inversión en liceo Comercial de Los Ángeles supera los 600 millones de pesos

Durante los últimos tres años se ha realizado una gran inversión en la infraestructura del liceo Comercial de Los Ángeles, dado que el establecimiento fue construido en los años ’60 y ha requerido una considerable mantención.

El plan de inversiones, iniciado por el municipio a través del DAEM en 2014 y que hoy alcanza los 600 millones de pesos, fue analizado por la directiva del Centro de Padres del establecimiento, junto al alcalde Esteban Krause, el director DAEM, Carlos Lang y el director del liceo, Miguel Valenzuela.

En la oportunidad, las representantes de los apoderados manifestaron la preocupación permanente de la comunidad escolar por una serie de condiciones que aún falta por mejorar, ante lo cual la autoridad ha comprometido siempre su voluntad para avanzar en las obras, acorde al presupuesto con que cuenta la educación municipal en la comuna.

Es así, como tras décadas en que no se habían realizado mejoras estructurales, el año 2015 se realizó una normalización eléctrica, pintura exterior, habilitación de recintos, mejora de techos, ventanas, puertas, baños, sala de profesores y cierre perimetral, entre otros, lo que tuvo un costo de 147 millones de pesos.

Adicionalmente, el mismo año se inició el arriendo del actual Anexo del liceo, por 200 millones de pesos anuales, con el fin de ampliar la matrícula en 300 cupos, satisfaciendo una importante demanda de la comunidad. La habilitación del nuevo recinto significó otros 51 millones de pesos.

El año pasado se inauguró un box de atención dental gratuita, en conjunto con la Dirección Comunal de Salud, para los 1.600 estudiantes del liceo, que tuvo un costo de 11 millones. Este año se considera el mejoramiento de baños por 25 millones y la instalación de una lona perimetral del patio techado, inversión que asciende a los 20 millones de pesos.

 Asimismo, el DAEM postuló al Ministerio de Educación y al Gobierno Regional un proyecto de conservación por 215 millones, el que incluye cambio de techos, puertas, adecuación de espacios y remodelación definitiva de todos baños, entre otros. Actualmente se está a la espera de su aprobación.

 Aunque la comunidad desea lógicamente estos cambios de manera inmediata, la autoridad comunal explicó que se debe cumplir con una serie de trámites administrativos que legalmente implican varios meses. No obstante, manifestó su disposición a mantener un permanente diálogo para ir informando del estado de avance de los mismos y acoger las dudas y preocupaciones de padres, estudiantes y funcionarios.

 Así lo indicó el alcalde. “Con el Centro de Padres del liceo Comercial tenemos una constante comunicación, estamos trabajando en poder mejorar las condiciones del establecimiento. Este es uno de los más antiguos de la comuna y requiere de permanente mantención y de obras que permitan entregar las condiciones necesarias para el proceso educativo”, sostuvo la autoridad.

 Hacia una mejor convivencia

 Respecto a los desórdenes ocurridos en el establecimiento durante la semana pasada, el director DAEM hizo un llamado a la comunidad escolar en torno a profundizar un cambio de cultura abocado a la tolerancia y la diversidad, dado que la raíz de estos conflictos se basan fundamentalmente en el nuevo escenario que plantea la reforma educativa en torno a terminar con la selección y otorgar iguales oportunidades a los estudiantes.

 “Nuestros establecimientos se han vuelto inclusivos e integradores en una sociedad que antes disgregaba mucho y en ello hay mucho que hacer. Hoy existe desconocimiento del respeto hacia el derecho de cada uno para compartir un espacio de manera adecuada. Tenemos microculturas que hay que trabajar fuertemente. Nuestros establecimientos son inclusivos e integradores donde cada uno de los estudiantes que está allí tiene pleno derecho a recibir la educación de mejor calidad y en las mejores condiciones. Esto hay que enfrentarlo hacia una cultura integradora enriquecida en lo humano”, señaló Lang.

 Por su parte, la presidenta del Centro de Padres, Jackeline Guerra, destacó los resultados de la reunión y coincidió en que los problemas vividos recientemente en el liceo obedecen a una necesidad de cambio de mentalidad hacia la diversidad. “Se están buscando soluciones y se entiende que es un momento en el que cuesta adaptarse a la inclusión. Lo importante es que entre todos estamos trabajando para mejorar”, indicó.

 En este contexto, la dirección del establecimiento, con el apoyo de todo el consejo escolar y el área de convivencia del DAEM, se encuentra planificando una serie de acciones para vincular y sensibilizar permitiendo una conducta adecuada y sana relación.