135 mil personas de la provincia del Bío Bío pueden vacunarse contra la influenza

131 mil 256 personas, pertenecientes a los grupos objetivos definidos por Minsal, están habilitados en la Provincia del Biobío para vacunarse contra la influenza, campaña que se inició a nivel país el 15 de marzo recién pasado y cuyo lanzamiento provincial tuvo efecto en el Hogar Don Orione de la comuna de Los Ángeles este miércoles 22 de marzo.

La Influenza es una enfermedad contagiosa causada por los virus Influenza, que se transmiten desde una persona enferma al toser, estornudar o mediante las secreciones nasales; pudiendo causar dificultad respiratoria, diarrea y convulsiones en niños; conducir a neumonías por diversos agentes y empeorar problemas de salud ya existentes.

La vacuna utilizada corresponde a “Influvac”, del Laboratorio Abbott y la vacuna “Vaxigrip”, multidosis de Sanofi Pasteur, que cumplen con la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre cepas para el hemisferio Sur.  Dicha vacuna es gratuita para todas las personas pertenecientes a los grupos objetivos, sean beneficiarias de FONASA o ISAPRE, dependiente del vacunatorio al que acudan, permitiendo disminuir en cerca de un 50% la probabilidad de enfermar de influenza y reduciendo la severidad de la enfermedad.

En la provincia del Biobío están habilitados para vacunarse 47.362 mayores de 65 años, 30.339 niños de seis meses a 5 años de edad, 27.723 personas con enfermedades crónicas, 16.355 personas que conforman el grupo otras prioridades, 5.348 personal de salud público, 535 personal de salud privado, 2.806 embarazadas a partir de la 13º semana de gestación, 652 alumnos en práctica del sector salud, y 236 trabajadores de avícolas o criaderos de cerdos. El propósito de inmunizar a este último grupo es evitar u cambio genético de la cepa influenza humana al interactuar directamente con las cepas de influenza de ambas especies.

Los puntos de vacunación están conformados por todos los establecimientos de atención primaria del sistema público de salud, todos los vacunatorios del sector privado ubicados en clínicas en convenio, y los equipos de salud de los centros de salud del sistema público que se trasladan a establecimientos educacionales, jardines infantiles, hogares de ancianos u otros lugares de alta concentración de población prioritaria.

Con posterioridad a la vacunación pueden ocurrir reacciones que son normales, leves y transitorias, como fiebre mayor a 37,5º C; inflamación, enrojecimiento o aumento de volumen de zona de inyección; y decaimiento; ante lo cual debe recomendarse beber abundante líquido, colocar compresas frías si existe dolor local, no abrigarse en exceso ni tocar la zona donde se ha vacunado.

Para el presente año la meta regional es vacunar al menos el 85% de la población objetivo.