Pymes de la madera lamentan incendios que han terminado con miles de fuentes laborales

En un comunicado, Pymemad, órgano que reúne a los pequeños y medianos empresarios de la madera en Chile, manifestó su pesar por los hechos ocurridos en las regiones 6a, 7a, y 8a, que han arrasado con miles de hectáreas forestales, entre otras.

Con lágrimas en los ojos producto del humo y la maldad humana, las Pymes Madereras deseamos comunicar a
nuestra comunidad lo siguiente:
Se han perdido 50 aserraderos, que generan 7.500 puestos directos de trabajos y afectan a 30.000 personas.
Si los pocos que desean intencional y organizadamente destruir al País piensan que pueden doblegar nuestro espíritu
y deseos de construir un mejor País, se equivocan y solo logran unir a Chile.
Se ha perdido el esfuerzo y trabajo de años, siendo los más dañados son las comunidades campesinas, la
biodiversidad y las pequeñas empresas quienes dan el 80% del trabajo en nuestro País.
La lentitud del estado en reaccionar frente a lo ocurrido es imperdonable y lo lamentable de esto es que se podría
haber evitado la gran catástrofe aún sin control que vivimos como País.
En cuanto al control aéreo del fuego vemos con cierta decepción la descoordinación en el uso de los recursos públicos
y privados disponibles, así como también se podría haber recurrido a otros organismos como las fuerzas armadas
para sumar sus recursos como aviones y helicópteros.
No se puede culpar a las plantaciones de Pinos y Eucaliptus del desastre ambiental, social y económico en desarrollo
en la zona centro sur de nuestro País. Compartimos que Chile tiene una deuda en equidad, concentración y
sustentabilidad en términos políticos y económicos, creemos que lo vivido es producto claramente de una
manifestación de descontento social que se materializa desgraciadamente en acciones vandálicas como las que
vivimos en estos días y afectan principalmente a toda nuestra comunidad.
Finalmente, nuestro mensaje va a todos los que silenciosamente trabajamos y aportamos a un bienestar colectivo. No
podemos permitir que un grupo minoritario pretenda controlarnos con el miedo.
Una vez tengamos la certeza que está esta emergencia está controlada, sumaremos esfuerzos públicos y privados
para poner a la pequeña y mediana industria maderera de pie nuevamente con sus plantaciones e instalaciones
industriales enfocando el trabajo de nuestro rubro hacia la sustentabilidad”.